El mundo nos hace estar más cabreados

Hace unos cuantos años que me dedico a ayudar a personas y esto es lo que he podido observar: «el mundo nos hace estar cada vez más “cabreados”». Si a lo largo de mi carrera he podido ver 100 casos aproximadamente en mi consulta, uno de ellos era por esquizofrenia paranoide (lo que cuadra con las estadísticas generales), pero el 90% presentaba problemas ansioso- depresivos y/o de personalidad. Esto es no es sino remarcar la evidencia que ya conocemos, pero quisiera resaltar ciertos cambios sobre ella.

Podríamos decir que hace unos años -más o menos cinco- las personas consultaban porque no tenían ganas de hacer cosas, lloraban a menudo, sentían que no tenían suficientes recursos, estaban angustiadas (tenían crisis de angustia, obsesiones y fobias varias, etc.) y tenían la peor de las imágenes sobre sí mismas.

Actualmente, estamos más cabreados con el mundo, con los otros y con nosotros mismos y tenemos una alta tendencia a presentar una elevada inestabilidad emocional. De hecho, muchas de las consultas presentes empiezan con frases como éstas: «no me sé controlar y no me gusta esta sensación de estar cabreado la mayor parte del tiempo» o «voy teniendo altibajos constantes -ahora estoy bien, ahora no- y he pensado que era el momento de ponerle remedio». Creo que esta sociedad del “fast moving” nos hace mucho más productivos, creativos y más…. pero menos preparados para asumir, reorganizar y planificar los cambios internos y constantes con que nos encontramos.

Comentarios están cerrados